Ejercicios filosóficos

En las consultas de Práctica filosófica los diálogos con el filósofo se complementan con ejercicios, que se realizan tanto en el espacio de la consulta como en casa.

Los ejercicios filosóficos son prácticas de índole muy variado, cuya meta es producir una transformación en quien los lleva a cabo. Pueden ser de orden corporal o mental, reflexivo o contemplativo, creativo o receptivo, puntual o reiterado, más sencillos y breves o elaborados y detenidos.

La utilidad de los ejercicios filosóficos es doble. Por una parte, sirven para incorporar a la vida diaria las comprensiones que han tenido lugar durante la consulta. La idea es practicar lo visto en las sesiones, de forma que no se quede en teoría o abstracción, sino que pase a la acción concreta. En este sentido, los ejercicios ayudan a cambiar de hábitos de pensamiento, emoción, palabra y acto.

En segundo lugar, ahí donde es difícil que lleguen la razón y el lenguaje, pueden llegar los ejercicios. Y es que tienen la capacidad de provocar tomas de conciencia directas, no mediadas por el pensamiento. Los ejercicios filosóficos son, en suma, vivencia filosófica: tanto en lo relativo a la comprensión experiencial como a la acción cotidiana.

Los ejercicios potencian cualidades filosóficas como la capacidad de observación o atención, la facultad crítica constructiva, de discernimiento ético, de aceptación, de gratitud, de análisis y reflexión, de objetividad, de amor, desapego, claridad de pensamiento, auto-cuidado, escucha y respeto a la realidad…

Como ejemplos, podemos citar la práctica del amor como acción frente al amor entendido como algo pasivo, el ir más allá de los valores asumidos que otorgamos a las cosas, el dar gracias de forma asidua, la observación ecuánime de las propias ideas, sentimientos, sensaciones y palabras, la realización consciente de ciertos actos cotidianos como beber un vaso de agua o comer, sentir el frío o el calor más allá del juicio de agrado o desagrado que nos produce de forma automática, etc.

En este apartado, iré aportando ejercicios -inspirados algunos de ellos en escuelas como el estoicismo, el epicureísmo, el escepticismo, el hinduismo, el taoísmo o el budismo, y otros en mi propia experiencia-, para que el lector pueda practicarlos e incorporarlos a su vida diaria. Confío en que os resulte enriquecedor y os abra nuevas puertas.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s